Proyecto estrella sobre la nueva Ley de emprendedores

Los 10 puntos claves sobre esta ley que entró en vigor ayer día 30 de septiembre de 2013.

1.- Emprendedor de responsabilidad limitada. La figura llega para rescatar a los pequeños empresarios y autónomos, que, hasta el día de hoy, respondían con su propio patrimonio personal a sus deudas. Así pues, con la nueva ley, un pequeño empresario no podrá perder su casa a causa de las deudas, a no ser que supere los 300.000 euros de valor. Así, sus atribuciones se asemejan a las de una Sociedad Limitada.

2.- Montar una empresa por cero euros. Fijándose en las políticas que hay en Alemania o Bélgica, el Gobierno crea la figura de la «Sociedad Limitada de Formación Sucesiva», empresa semejante a la tradicional Sociedad limitada, pero con restricciones en las retribuciones a los socios (no podrán superar el 20% del patrimonio neto de la empresa) y en el reparto de dividendos (solo se podrán repartir si el patrimonio neto restante no es inferior al 60% del mínimo legal).

3.- Segunda oportunidad. A causa de las quejas de diversos colectivos de autónomos, que manifestaban que cuando un empresario fracasa, le es imposible volver a intentarlo a causa de las deudas adquiridas con el anterior, el nuevo Estatuto del Trabajador Autónomo amplía hasta en dos años el plazo para asumir las deudas en caso de que se enfrente a un posible embargo.

4.- Cuota reducida para todos los nuevos autónomos. En su momento fué aprobada la cuota hiperreducida de 50 euros al mes para los nuevos autónomos menores de 30 años. Con la nueva ley, este descuento se fija a todos los nuevos autónomos, independientemente de la edad. Los trabajadores que hubieran sido autónomos, pero lleven más de cinco años dados de baja, también podrán adherirse a esta medida.

5.- Criterio de devengo en el IVA. Ahora mismo una empresa debe liquidar trimestralmente el IVA de las facturas independientemente de si las ha cobrado o no, se podrá posponer dicha liquidación al momento en que la factura sea efectivamente cobrada, a partir del 1 de enero de 2014.

6.- Deducciones fiscales para business angels. Los pequeños inversores obtendrán una reducción en la cuota anual del IRPF, con la intención de apoyar a las pequeñas empresas en etapas iniciales. Esta medida de apoyo a la inversión se suma a la iniciativa del ICO de crear un fondo público de inversión en entidades de capital de riesgo.

7.- Visado de emprendedores. Autorización especial de residencia y permanencia durante un periodo mínimo de un año para aquellas personas extranjeras que inicien una actividad empresarial en nuestro país, al estilo de Canadá, Reino Unido o Chile.

8.- Incentivos por inversión de beneficios. Los beneficios obtenidos en una actividad empresarial, a partir de ahora obtendrán una deducción fiscal íntegra del 10% siempre que ese dinero sea reinvertido en la propia empresa.

9.- Contratación de talento extranjero. Con la nueva ley se podrá solicitar un permiso especial de residencia para los empleados extranjeros, siempre que la empresa supere los 50 millones de euros de facturación anual, entre otros requisitos.

10.- Emprendimiento en la educación. La nueva ley no crea ninguna asignatura de iniciación al emprendimiento en la ESO, como ya se instauró en Castilla-La Mancha, aunque ordena que los centros de educación primaria y secundaria incentiven el espíritu emprendedor. También, regula las llamadas 'miniempresas' o 'empresas de estudiantes', que podrán durar hasta dos años y se adscribirán a un seguro de responsabilidad civil.

En nuestra opinión, dicha ley mejora en mucho las condiciones de trabajo de los jóvenes emprendedores, que son el futuro de este país.

2 Comments

  1. Interesante figura la de la Sociedad Limitada de Formación Sucesiva, que contribuirá sin duda a dinamizar el mercado. ¿Qué responsabilidad tendrían los socios ante los acreedores en caso de insolvencia?

    • La Sociedad Limitada de Formación Sucesiva sin duda ayudará a dinamizar el mercado.
      Inicialmente, en la misma no hace falta desembolsar el capital mínimo de 3.000€, pero deberá ir desembolsándose sucesivamente guardando el 20% del beneficio anual hasta cubrir los 3.000€ de capital social mínimo.
      Si no se llegase a desembolsar el capital social mínimo y la compañía entrase en insolvencia, los socios responden de las deudas de la compañía hasta los 3.000€, si ya se hubiesen desembolsado no tienen responsabilidad alguna, y la misma recae sobre los Administradores de la compañía, como en las Sociedades Limitadas normales. Si fuese el responsable de la insolvencia por mala administración, o bien, no proceda a convocar la Junta General de Socios, para aprobar la disolución y liquidación de la compañía, si ésta tuviese pérdidas que dejen reducido el patrimonio neto a una cantidad inferior a la mitad del capital social, y/o presentase en los Juzgados Mercantiles del domicilio de la sociedad Concurso de Acreedores.